enero 29, 2005

¿Livestrong?

¿LiveStrong?, ¿Lance Armstrong?, ¿ciclismo?, ¿Tour de Francia?, ¿cáncer?, ¿Nike?, si sabes la respuesta a alguna de estas preguntas, entonces estas claro del verdadero significado del brazalete amarillo que tenemos tiempo viendo por ahí, y que lejos de ser algo más que un objeto que está de moda, es un símbolo que representa la lucha contra el cáncer.

El cuento es así, resulta que el seis veces campeón consecutivo del Tour de Francia, Lance Armstrong, fue víctima de cáncer testicular, el cual se le esparció a los pulmones y el cerebro. El ciclista satisfactoriamente superó a la enfermedad tras siete años de lucha contra la misma, y -demostrando, que no solo era un excelente deportista, sino en una persona integral- creó la Fundación Lance Armstrong, (LAF, por sus siglas en inglés).

LAF está encargada de ayudar a todos quienes padecen la enfermedad, y educa tanto a aquellos que tienen que vivir con el cáncer como a los familiares que rodean al enfermo. LAF desarrolla programas de soporte, informa acerca de qué es cáncer, y cómo superarlo y lo que es más importante, ayuda a las personas a encontrar la fuerza que necesitan para vivir con él.

Pero sabemos que las fundaciones de algo tienen que vivir para poder ayudar a los demás, por lo que la LAF- en sociedad con Nike- lanza al mercado, en mayo de este año, la campaña Wear Yellow, Live Strong (las famosas pulseritas amarillas), que para octubre ya contaba con más de 20 millones de usuarios. El amarillo pasó entonces, de ser un simple color, a ser un símbolo de la vida. Para los que han luchado por años contra esta enfermedad, el amarillo significa brillo, felicidad, lucha, marcar una diferencia, vivir, ser fuerte.

Pero, qué pasa con esas personas que pagan hasta cincuenta mil bolívares por un brazalete, y que cuando les preguntas qué quiere decir lo que lleva grabado o simplemente qué es, te responden que no saben, que sólo les gustó.Vamos a abrir los ojos, a dejar de andar tan ignorantes por la vida, es por eso que tenemos misses que ubican a Gabriel García Márquez en su lista de mejor dramaturgo, o a William Shakespeare en el mundo de la música.

Para los que se están enterando de dónde proviene la pulserita que se compraron ayer en el Sambil, y que les costó diez mil bolívares menos que al vecino, les digo que su verdadero valor es de un dólar, que al pagarla éste es destinado a la fundación. Sí, te han estafado, porque ya el dólar fue donado antes, y lo que resta se lo queda el vivo que anda revendiéndola en las tiendas. No es algo que está de moda, es algo que representa el despertar después de luchar contra una enfermedad que le ha costado la vida a muchos.

Ahora bien, si después de leer esto todavía estas dispuesto a pagar lo que sea por obtenerla, fino, yo cumplí mi misión de informarte y tu seguirás siendo la víctima de un robo. Sin embargo, puedes hacer algo bueno por los demás: enseñarles la verdadera historia, eso si, por lo menos ponle un toque personal, di que te encanta lo que están haciendo, o que de repente te gustó eso del ciclismo y te encontraste con la vida de este señor que puso de moda la famosa pulserita.

Daniela Finco

Artículo tomado de LaMegaEstación.com y escrito por Daniela Finco